El pasado 24 de Mayo montamos un evento muy curioso… Nos llamaron de Hoff (marca francesa de tablas de surf y paddle surf) que organizaban en Mundaka la presentación de sus nuevos productos para sus principales clientes de la península y europeos. Hasta aquí todo normal, ya que justo enfrente de Mundaka está nuestro Centro de Urdaibai, donde se ofertan regularmente estas actividades y además contamos con material de su marca (www.hoff.fr).

Lo curioso es que nos piden algo diferente, porque quieren darle un toque especial a su presentación y ya van a estar todo el día probando sus tablas en el agua. Nos ponemos a ello, y les presentamos una propuesta con el deporte rural vasco (herri kirolak) como actividad complementaria, teniendo en cuenta que la mayoría de los participantes en el evento son de fuera de Euskadi, y además todos vinculados al surf.

Tras revisar los espacios disponibles y solicitar la correspondiente autorización al Ayto. de Mundaka, se confirma el espacio de la Atalaya, y el polideportivo en caso de lluvia. El
martes 24 a la tarde llega Urpe, nuestro colaborador, y empezamos a montar todos los artilugios para la sesión: Troncos, piedras, mazorkas de maíz, fardos, yunque, etc. La Atalaya de Mundaka, con el frontón al fondo, se convierte en una plaza rural dispuesta para los desafíos que vendrán…

Urpe hace la presentación de cada una de las disciplinas, con una demostración de los ejercicios, todos vinculados a las labores en el caserío, y nos va explicando de forma breve y amena los orígenes de cada ejercicio. Ente euskera, castellano, inglés y con traducción simultánea al francés, por Fran, responsable de la marca que organiza el evento, los participantes van entendiendo a idea.

En un rato todo el grupo (30 personas) ya están preparados y motivados para comenzar unas pruebas por equipos donde todos participan a tope, el deporte tradicional vasco no se entiende sin apuesta o competición.

Mientras, la plaza de Mundaka se va llenando de curiosos (niños con sus aitas, paseantes, turistas de paso) que dan ambiente a la prueba, con aplausos y ánimos incluidos.

Tras pasar por todos los ejercicios, se hacen 2 equipos y toca la última prueba: La Sokatira. Dos tiradas a tope y un final de fiesta espectacular con todo el equipo, motivado y dispuestos a hidratarse un poco antes de la ducha y la cena de la noche, donde seguro que surgirán anécdotas sobre la experiencia vivida.

Para nosotros, objetivos cumplidos: Una Experiencia, un poco de información sobre nuestra cultura y tradiciones, y sobre todo un rato agradable para todos o participantes en la presentación que cubre las expectativas de la marca. En definitiva, un buen programa: Hemos acertado.